Este festival, que tenía como objetivo hacer visible el entorno rural desde una perspectiva novedosa y actual, ha contado con la participación de una veintena de autores procedentes de diversos países para reivindicar el espacio rural dentro del ámbito cultural junto con la iconografía de Francisco de Goya.

Este certamen homenajeó al pintor a través del cine mudo, para plasmar y transmitir con imágenes lo que Goya plasmaba en sus grabados.

Bailaora, Palabras de Caramelo y Vacio: los tres cortos ganadores del certamen

Del 25 al 29 de septiembre se celebró, en Fuendetodos, el I Certamen de Cortometrajes Goya Rural. Goya realizó una crítica a la sociedad de su tiempo, plasmando el horror de la guerra a través de sus grabados, sin emplear palabras. Es por este motivo que Fuendetodos quiso rendir homenaje a su ciudadano más célebre a través del cine que relata cualquier historia solo con imágenes: el cine mudo.

El cortometraje ganador recibe 1000€, 400 serán para el segundo y, finalmente, 100 para el tercero.

Todas las propuestas tienen una duración de 30 minutos como máximo y deben tener, al menos, una escena que haya sido grabada en un medio rural ya que este certamen sirve también para reivindicar la cultura en los pueblos.

El premio que galardonaba a los ganadores son trofeos compuestos por antiguas palas de desbrozadora. Pascual APELLIDO, escultor, artista y profesor en los talleres de grabado de Fuendetodos, cuenta con diversas obras en el espacio de Fuendeverde. De esta manera, los trofeos también son auténticas obras de arte que reivindican la cultura en los pueblos.

Bailaora, de Rubin Stein, se hace con el primer puesto

Con una duración de 15 minutos y realizado por Rubén Morales Marcos, más conocido como Rubin Stein, este corto de suspense, horror y danza, en blanco y negro, es la última historia de la trilogía Light&Darkness. “Una guerra, un niño, un sueño”, es la carta de presentación de Bailaora, film definido por la crítica como “único, sorprendente e hipnótico género, como un sueño que no puedes olvidar”.

Rubén explica como el cuadro de Goya que tiene en su despacho le inspira la dualidad de claro oscuro, algo que se refleja en Bailaora y su trilogía.

Este corto, además de llevarse el primer premio de Goya Rural, está nominado a otros premios y categorías como Mejor Corto en el FANT Bilbao IFFF 2018, Mejor Director en la Mostra de Cinema Joven D’Elx, Mejor Fotografía en el Almeria Wetern Fil Festival, Sección Oficial en el Festival Internacional de Palm Springs, Sección Oficial en el NewFilmmakers Los Angeles, y Mejor Cortometraje en el North Bend Film Festival, entre muchos otros.

Según la revista Variety, Rubin Stein es uno de los diez cineastas españoles emergentes en 2018. Sus cortometrajes han recibido más de 60 premios internacionales y más de 500 selecciones oficiales en múltiples festivales de cine. Bailaora es la pieza final de la trilogía de cortometrajes de suspense en blanco y negro llamada “Luz & Oscuridad”.

Todos los trabajos de Rubin Stein se caracterizan por ser narrativas visuales enigmáticas, con una poderosa puesta en escena y con los medios de comunicación definiéndolo como “una potente mezcla entre Del Toro y Haneke”. En 2018, su proyecto de largometraje “Tin & Tina” es una de las 10 películas seleccionadas por “Frontières”, organizado por el Festival Fantasia (Canadá) y por el Festival de Cannes (Francia).

Palabras de Caramelo se lleva el segundo puesto

Con una duración de 20 minutos y dirigido por Juan Antonio Moreno, este corto narra la historia de un niño sordo que vive en un campamente de refugiados del desierto del Sahara. Kori, y su mejor amigo el camello “Caramelo”, vivirán juntos una aventura para conseguir el sueño de Kori: aprender a escribir.

Palabras de Caramelo fue nominado por la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España a los Premios Goya en la categoría de Mejor Cortometraje Documental. Este docu-ficción cuenta la historia de amistad entre un niño sordo y su mejor amigo, el camello Caramelo.

El cortometraje, filmado en 4K y mezclado en Dolby Atmos, cuenta con el apoyo del ICAA y de la Comunidad de Madrid. Esta película se estrenó en el Festival Internacional de Cine de Montreal y ha recibido el Premio Madrid en Corto y el Premio a Mejor Fotografía en la Semana del Cortometraje de la Comunidad de Madrid y el Premio a Mejor Sonido en el Festival de Cine de Madrid – PNR.

Esta nueva producción es un cortometraje sordo que invita al espectador a ponerse en el lugar de las personas sordas y a disfrutar de “la belleza y el silencio del desierto”. Además, es un cortometraje accesible para las personas con discapacidad visual y discapacidad auditiva.

Juan Antonio Moreno Amador ha dirigido otras obras como ‘Boxing for Freedom’ (2015), seleccionado para los Premios de Cine Europeo (EFA) 2015 en la categoría de Mejor Documental Europeo, ‘Jóvenes y Drogas’ (2007), Premio Reina Sofía de Comunicación Social, ‘Kosovo, la última cicatriz de los Balcanes'(2007), ‘Los hijos de Mama Wata’ (2010) y ‘Kafana (¡Basta ya!)’ (2016).

Vacío, de Juan Manuel Fernández Pozo, es el tercer premiado

Este corto relata la historia de un hombre y su burro, quienes afrontan el día a día en un ambiente rural. Su rutina y cotidianidad nos sumergen en una historia que habla tanto de la soledad como del paso del tiempo.

Vacío es el primer cortometraje de Juanma F. Pozzo y Alfredo Lamas, en el que han explorado una narrativa costumbrista con un lenguaje contemporáneo entre el documental y la ficción. Tanto Juanma como Alfredo son dos realizadores madrileños con una amplia trayectoria en el sector audiovisual.

Ambos se conocen desde la infancia y como directores han grabado varios cortometrajes autoproducidos, así como videoclips para diversos artistas españoles e internacionales. Por otro lado, han trabajado como editores y realizadores en numerosos proyectos para canales españoles de televisión.

No hay comentarios todavía.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked (*).